Recordamos la inauguración de la Capilla

Estamos terminando el año y es tiempo de balances y recuerdos. La inauguración de nuestra capilla fue uno de los momentos más significativos del año, que merece ser recordado.

Por un lado se dio en el marco de la culminación de las obras de ampliación del Colegio, junto con otras oficinas y dependencias en la planta baja. Esto por sí mismo tiene un valor importante, pues han sido muchos años de esfuerzo que nos han permitido tener unas instalaciones de Secundaria mucho más prácticas y funcionales, en las que la comodidad y el cuidado estético colaboran en que el día a día sea mucho más agradable.

Por otra parte la capilla en sí misma tiene un valor añadido en un colegio católico. Un valor que no es cuantitativo sino cualitativo, pues es un espacio destinado específicamente a la presencia y el encuentro con Dios. Él está en todas partes y no necesita de espacios especiales, pero somos nosotros quienes sí los necesitamos. Precisamos un espacio de recogimiento en el que poder encontrar la intimidad necesaria para cultivar la espiritualidad.

Santiago Zabala, Coordinador de Pastoral de Secundaria y Licenciado en Bellas Artes, fue el encargado de desarrollar el proyecto en general. Él mismo pinto los tres grandes cuadros que llenan de sentido el espacio: el Sagrado Corazón preside la capilla, bajo la mirada del Espíritu Santo y enmarcado en las manos del Padre; la Sagrada Familia en la que Jesús, María y José se funden en un tierno abrazo formando una unidad; y el árbol de la familia Corazonista, donde el Padre Andrés Coindre y el Venerable Hno. Policarpo forman el tronco que nos da soporte.

El mobiliario de la capilla, elaborado en madera, también fue diseñado por Santiago: los bancos con el signo del pescado (primer signo que identificó a los cristianos); el altar que refleja solidez y donde se insinúan las imágenes del pan y del vino; el ambón donde se lee la Palabra, identificado con la cruz en cuyo centro está el Corazón de Jesús; el Sagrario, en cuya base contemplamos la escena de los apóstoles cumpliendo el mandato de Jesús de ser “pescadores de hombres”.

La bendición de la capilla como tal fue en si misma un gran evento, pues coincidió con el Día del Sagrado Corazón (3 de junio) y pudimos contar con la presencia de nuestro pastor, el Cardenal Daniel Sturla, junto a los sacerdotes de la parroquia de Ntra. Sra. de los Dolores, los padres Roberto y Álvaro. Una delegación de alumnos y docentes de todos los niveles pudieron participar de este momento único.

Para concluir sólo resta decir que desde su inauguración tanto los niños de Primaria como los adolescentes de Secundaria y los propios docentes y funcionarios, hemos encontrado un espacio que nos faltaba y que nos reconforta el alma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *