Palabras de bienvenida a los alumnos de 1ro de Liceo 2018

Buenos días chicos y chicas:

Bienvenidos a este primer día de Liceo. En la vida hay muchos días que pasan sin pena ni gloria, pero hay algunos que quedan en nuestra memoria para siempre. Ojalá que este sea uno de esos días y que sea un lindo recuerdo para todos.

Pasar al liceo significa muchas cosas: es darte cuenta que estas creciendo (los adultos nos damos cuenta de lo viejos que estamos), es entrar “oficialmente” en la adolescencia, es enfrentar un cambio en el sistema educativo y para muchos de ustedes un cambio también de institución educativa. En definitiva, empezar el liceo es iniciar un viaje de seis años que estará lleno de sorpresas y desafíos.

¿Es más difícil el liceo que la escuela? Sí y no. Sí porque cada año te pedimos que aprendas nuevos contenidos y que aprendas nuevas formas de trabajar con esos contenidos. La educación es como una carrera de saltar obstáculos, donde cada uno es un poquito más alto que el anterior. Pero la buena noticia es que también, año a año, tú creces y cambias y cada vez eres más capaz de hacer más cosas y más complejas con tu mente, con tu cuerpo, con tu sensibilidad y también con tu corazón. Así que no, el liceo no va a ser más difícil, porque te va a exigir en la medida que tú puedes dar. Sí va a ser más complejo al principio y te llevará unos días adaptarte, pero no es nada del otro mundo.

Te voy a contar un secreto (que no se entere nadie) cuando yo era chico no me gustaba estudiar, había otras cosas más divertidas para hacer (y eso que no existían los celulares ni internet). Pero sabes qué sí me gustaba: Me gustaba conocer, razonar y hacer.

Conocer es la posibilidad de comprender el mundo en el que vives, entender por qué las cosas son como son. Razonar es el camino para jugar en tu mente con ese conocimiento e inventar nuevas posibilidades. Hacer es la forma de transformar la realidad y lograr que tus ideas dejen el mundo de la imaginación para aterrizar en lo concreto.

Seguro que has escuchado en la tele que hay muchos chicos como tú a quienes les va mal en el liceo y repiten. Te aseguro que a la inmensa mayoría de ellos no les falta inteligencia; lo que falta muchas veces es ganas, ganas de saber, ganas de razonar, ganas de hacer. Por eso te pido esto: que cultives dentro de ti mismo el deseo, las ganas, de aprender. Si tienes esto dentro tuyo superarás el liceo sin problemas, te lo aseguro.

Por delante te esperan seis años de viaje. Viajar es lindo, pero no es lindo hacerlo solos. Gracias a Dios no lo estás. A tu lado hay un montón de chicos y chicas que están en la misma que tú. Aprenderás a conocerlos, aceptarlos y sentirlos compañeros; algunos incluso llegarán a ser tus mejores amigos. Recíbelos con un corazón abierto.

También estarán a tu lado los adscriptos, docentes, directivos y todas las demás personas del Colegio. Nos interesa mucho lo que te pase y que aquí seas feliz. No tengas nunca vergüenza de contarnos cómo te sientes y de pedirnos ayuda si la necesitas. Y no te olvides de saludarnos todos los días ¡nos encanta que los alumnos nos saluden!

Y he dejado para el final lo más importante. Tampoco vas a estar solo porque a tu lado va a estar Jesús. Tal vez ya lo conozcas o tal vez no, no importa, porque Él va a buscar el modo de llegar a tu corazón y ser tu amigo. Y esa amistad con Dios es una de las cosas que más fácilmente olvidamos, pero es lo esencial si queremos ser felices en la vida. Por eso, todo lo que he dicho antes adquiere su verdadero valor si lo vives de la mano de Jesús.

Bien. Los uniformes están prolijos, las mochilas están llenas de cuadernos en blanco, las clases están preparadas, el corazón está lleno de ilusión, todos tienen ganas de empezar… Así que no los demoro más: Alumnos y alumnas de primer año de liceo del Colegio Sagrado Corazón, ¡feliz comienzo del curso 2018!

 

Hno. Emilio Rodrigo

Montevideo, 26 de febrero de 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *