Nuestra nueva capilla

El pasado 19 de junio, Fiesta del Sagrado Corazón, fue también el primer día en el que en Uruguay se permitieron las Misas con público (aunque con los debidos protocolos). Para nosotros fue la ocasión perfecta para la inauguración de la nueva capilla de Primaria, ya que nuestro colegio tiene dos edificios diferentes y en el de Inicial y Primaria no contábamos con este espacio esencial.

Las obras son como las piezas musicales, para que salgan bien tiene que haber muchas personas cumpliendo correctamente su función e, incluso, debe existir quien dirija a todos para que cada uno ejecute bien su parte. Pero antes que todo eso debe existir un compositor o compositora, alguien que vea en su cabeza lo que aún no existe y puede llegar a existir, del sueño de esa persona depende toda la obra. En nuestro caso la “compositora” fue María Eugenia Collazo, exalumna, docente de Artes Visuales de Primaria y Licenciada en Diseño de Interiores. Ya había trabajado en otras reformas del colegio, pero esta era diferente. Dejamos que sea ella misma quien nos lo cuente:

Fue un gran desafío idear este proyecto, ya que los usuarios principales ¡son los niños! Desde un principio el propósito del proyecto fue crear un espacio cálido, acogedor y armonioso para ellos, donde pudieran sentirse en paz y tranquilos… un lugar para encontrarse con Jesús.

El diseño se centra en la simetría y en la direccionalidad hacia el altar: un espacio perfectamente simétrico donde el punto de atención es la imagen de Jesús, a través del que nos llega la luz natural. ¡Él es la luz!

Cuenta con equipamiento diseñado a medida para esta capilla, con un estilo moderno y materiales nobles. Los bancos cuentan con un detalle importante: en sus laterales presentan triángulos que, en conjunto, son flechas que nos direccionan al altar.

La capilla presenta una gama cromática armoniosa: blanco, gris y color madera. El detalle de color vivo se encuentra en la imagen de Jesús. En cuanto a la iluminación existen diferentes combinaciones posibles, esto da flexibilidad para las necesidades de cada uso específico (una celebración Eucarística, un momento de intimidad, de día o de noche…).

Estoy muy feliz con el resultado final y agradecida por la oportunidad. En cada diseño dejo un pedacito de mí. ¡Espero que los chicos la disfruten mucho!

Antes de concluir, sólo una acotación más: el Sagrario presente en la capilla es el mismo que existió previamente en el mismo edificio, desde que era el colegio de niñas Medalla Milagrosa. El mismo se retiró en la reforma de 1997-98, cuando se transformó la antigua capilla en dos salones por falta de espacio. Reutilizarlo no es sólo una decisión práctica, es proclamar que somos parte de una historia, que el pasado sigue vivo en el presente y que la fe en Jesús nos trasciende a todos y es nuestro único y verdadero norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *